Escritos: Toma de posición

Si creemos que “como lo expresa Michaux, el poeta francés: «el artista es aquel que resiste con todas sus fuerzas a la pulsión fundamental de no dejar rastros»”[i] entiendo la enseñanza de la pintura como un intento de descifrar, de construir, de consolidar rastros del autor, fortalecer esa resistencia, colaborar en la tarea de la no homogenización, la no disolución en la transparencia[ii], la no licuidificación[iii] aunque ésta, paradojalmente, hoy en cierto modo también consista en “hacer imagen”.
Sólo encuentro definiciones por la negativa.
Enseñar a pintar:
Cierta incomodidad en la frase, dificultad para decirlo, definirlo, ¿Qué es hoy pintar bien?[iv]
Cierta incomodidad en la práctica, dificultad para lograrlo, ¿Cómo enseñar, qué enseñar cuando ya no quedan (afortunadamente) parámetros en pie?
Paradójicamente, ante la hipertrofia de la imagen, intento enseñar a construirlas para exorcizarla, deseenmascararla para poder volver a ser sus dueños.
Los grandes ya han explicado su valor para nuestra cultura, y simultáneamente a su crecimiento exponencial, crece la intención de los jóvenes por ser productores.
Más imágenes para ver, más gentes queriendo hacerlas, más difícil …
Doble registro: imagen veneno, demonizada por apocalípticos[v], consumida por todos.
                         imagen remedio, la propia lograda como fuerza de subjetivación, de fortalecimiento del yo[vi].
Una única certeza: encontrar la propia imagen resulta liberador: hemos de dejar nuestra huella.[vii]


[i] (Baudrillard J. , El complot del arte, 2005)pag.26
[ii] (Baudrillard J. , La transparencia del mal)
[iii] (Bauman, Tiempos líquidos. Vivir en una época de incertidumbre, 2007)
[iv] Siguiendo a (Lyotard, 1976): “El saber en general no se reduce a la ciencia, ni siquiera al conocimiento. El conocimiento sería el conjunto de los enunciados que denotan o describen objetos. con exclusión de todos los demás enunciados, y susceptibles de ser declarados verdaderos o falsos… Pero con el término saber no se comprende solamente, ni mucho menos, un conjunto de enunciados denotativos, se mezclan en él las ideas de saber-hacer, de saber-vivir, de saber-oír, etc. Se trata entonces de unas competencias que exceden la determinación y la aplicación del único criterio de verdad, y que comprenden a los criterios de eficiencia (cualificación técnica), de justicia y/o de dicha (sabiduría ética), de belleza sonora, cromática (sensibilidad auditiva, visual), etc. Tomado así; el saber es lo que hace a cada uno capaz de emitir «buenos» enunciados denotativos, y también «buenos» enunciados prescriptivos. «buenos» enunciados valorativos... No consiste en una competencia que se refiera a tal tipo de enunciados, por ejemplo cognitivos. con exclusión de los otros. Permite al contrario «buenas» actuaciones con respecto a varios objetos del discurso: conocer, decidir, valorar, transformar...”
[v] (Eco, 1968)
[vi] ”Es no guardar ningún secreto. Hablar, hablar, comunicar incansablemente. Esa es la violencia más profunda de la imagen. Es una violencia penetrante que afecta al ser particular, a su secreto.” (Baudrillard J. , El complot del arte, 2005) pag 50.

[vii] este fragmento pertenece a la introducción de mi trabajo “Los vínculos en el Taller” presentado para optar a la Maestría en Estética FBA-UNLP y sigue constituyendo el eje de mis preocupaciones.